Testimonio por Jesucristo por Richard L. Deem

Este es el testimonio de Richard Deem, un pecador salvado por la gracia de Dios. Incluso aunque yo fuera indigno, Dios me amó y me llamó para ser Su hijo. Esta es mi historia del descubrimiento.

Fui criado en un hogar moral pero no cristiano, por padres amorosos pero agnósticos. De mis memorias más tempranas, he tenido un interés profundo en la ciencia y la naturaleza. Seguí estudios en las ciencias en mis clases y por mi cuenta, principalmente en el viejo cuarto "de juegos" adyacente al garaje en el patio de atrás de la casa de mis padres. Durante estos primeros años me encontré con varias personas religiosas, todas las cuales parecían creer que la suya era la única religión verdadera. La necesidad de Dios parecía remota, ya que yo era muy capaz y autosuficiente.

Perseguí un grado de licenciado en ciencias en biología en la Universidad de California del Sur, que incluyó varias clases que hablaban de la teoría de la evolución. Los estudios en la posible evolución química de la vida eran poco convincentes y me condujeron a la conclusión de que debe haber habido un Creador Dios que al menos creó las formas de vida más primitivas (y el universo mismo). Yo me hice un deísta, pero era escéptico de ser capaz de clasificar cual de las religiones del mundo representaba al Dios verdadero.

Después de la graduación, comencé un programa de licenciatura en ciencias en microbiología en la Universidad Estatal de California Los Ángeles y trabajé tiempo parcial contando el inventario por la noche para un servicio de inventario. Uno de estos empleos de la noche implicó hacer un inventario en una librería cristiana. El dueño de la tienda era muy amistoso y provechoso, pero a mitad de camino por el trabajo él anunció a nuestro equipo que él se iba a casa. Él nos dijo que termináramos de contar y dejar los totales en su escritorio, cerrar la puerta, y dejar las llaves en la ranura de correo. Estuvimos todos asombrados de que él confiase en completos forasteros su tienda. Había obviamente algo muy diferente sobre este hombre cristiano.

Me gradué con un grado de maestro (Master) y comencé mi carrera haciendo investigación en el campo de la inmunología. Las cosas fueron muy bien y dentro de seis años yo había publicado ocho artículos (cinco de los cuales yo era el autor principal) en diarios científicos prestigiosos. Yo dirigía mi propia vida y no hacía caso de Dios hasta que yo me puse muy enfermo. Las pruebas revelaron que yo tenía la enfermedad de Crohn, una enfermedad inflamatoria seria e incurable de los intestinos. Me encontré incapaz de hacer cosas usando mis propias capacidades y fuerza. Después de dos meses de estar postrado en cama con dolor severo, grité a Dios y prometí tratar de seguirlo y hacer lo que Él quisiera que yo hiciera (aunque yo no tuviera ni idea lo que era entonces). En el lapso de tres meses todos los síntomas de la enfermedad de Crohn habían desaparecido.

baptismTres años más tarde fui emplazado para una cita a ciegas con una mujer cristiana. Nos llevamos bien, excepto cuando vino la cuestión de Dios. Se me dio muchas cosas para leer, incluso el evangelio de Lucas (que ella pensó sería del interés, ya que Lucas era un médico). Ninguna de esta lectura era convincente, entonces decidí leer el Nuevo Testamento entero, que comienza con el evangelio de Mateo. Las cosas parecieron más suaves hasta que llegué al sermón del Monte (el capítulo 5). Lo que Jesús tuvo que decir era diferente de cualquiera de los mensajes del mundo, pero era lo que yo esperaría que fuese el mensaje de Dios. Yo era de repente consciente de que yo era culpable a los ojos de Dios, aunque yo hubiera llevado "una vida buena, moral." El Espíritu Santo me convenció de que Jesús era el Hijo de Dios y que Él era sólo el camino para tener la paz y la comunión con un Dios Santo.

Desde aquel tiempo, he crecido en la fe mientras he seguido el camino presentado por el Espíritu Santo. La alegría y la paz encontradas por seguir a Jesús no se comparan a nada de lo que el mundo tiene que ofrecer. Es algo que yo no podía haber entendido como un incrédulo. Si usted es un incrédulo, estoy seguro que usted tiene dudas sobre la paz que Jesús promete. Sin embargo, por la fe simple y una oración a Dios, usted puede experimentar esa paz usted mismo. Usted no tiene nada para perder pero sí ganar la eternidad con Él. Si usted todavía tiene algunas dudas o preguntas sobre la Biblia, confíe en que el Señor contestará aquellas preguntas. El Señor ha sido fiel en la contestación de mis dudas en cuanto a la armonía entre la ciencia y la Biblia por el ministerio de ‘Razones para Creer’. Uno de mis versos favoritos es de Isaías:

"Venid luego, dice Jehová, y estemos a cuenta: si vuestros pecados fueren como la grana, como la nieve serán emblanquecidos; si fueren rojos como el carmesí, vendrán a ser como blanca lana." (Isaías 1:18)

Usted puede contactar a Richard Deem por este correo electrónico.

http://godandscience.org/apologetics/testimony-es.html
Última Modificación 30 Octobre 2007

 

Rich's Blog