El Nuevo Mandamiento que es Antiguo
por Rich Deem

Nuevo Mandamiento

Hermanos, no os escribo mandamiento nuevo, sino el mandamiento antiguo que habéis tenido desde el principio; este mandamiento antiguo es la palabra que habéis oído desde el principio. Sin embargo, os escribo un mandamiento nuevo, que es verdadero en él y en vosotros, porque las tinieblas van pasando, y la luz verdadera ya alumbra. (1 Juan 2:7-8)

 

¿Cómo puede un mandamiento de Dios ser ambos "antiguo" y "nuevo"? Los versos de arriba son tomados de la primera epístola de Juan (la carta). El apóstol Juan es conocido como el apóstol del amor, de modo que mientras continuamos leyendo el capítulo dos,1 nos encontramos con que éste es el tema del mandamiento que es ambos antiguo y nuevo.

El antiguo mandamiento viene de la ley hallada en el libro del Antiguo Testamento de Levítico:

“No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo, sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Jehová” (Levítico 19:18).

¿Entonces, cómo puede el mandamiento de amar a tu prójimo ser nuevo, si fue dado en el libro de Levítico? Los mandamientos del Antiguo Testamento fueron dados con la misma intención como los de aquellos del Nuevo Testamento. Sin embargo, la teocracia del tiempo se mantuvo añadiendo reglas sintéticas para "aclarar" y embellecer los mandamientos. El énfasis fue colocado en la obediencia a través de la fuerza de la voluntad humana. El problema con la fuerza de la voluntad humana es que no hay poder en la voluntad humana.

La "nueva" parte del mandamiento es la manera por la cual el mandamiento es llevado a cabo o efectuado. No es a través de la fuerza de voluntad humana directa, sino permaneciendo en "la luz".1 Esta luz2 no es otra que Jesucristo - la fuente de todo poder.3 Si usted ha tratado de amar a otros a través de su habilidad para ser simpático, usted probablemente ha descubierto que hay ciertas personas que son "imposibles" para amar. Sin embargo, Dios ama a todo el mundo,4 no simplemente a los que son “fáciles” de amar. Sólo permaneciendo en Cristo podemos cumplir con el amor perfecto de Dios en nuestras vidas.

Oro que de Sus gloriosas riquezas Él les pueda fortalecer con poder a través de Su Espíritu en vuestro ser interior, a fin de que Cristo pueda morar en vuestros corazones a través de la fe. Y oro para que usted, estando arraigado y establecido en el amor, pueda tener poder, conjuntamente con todos los santos, para asir cuán ancho y largo y alto y profundo es el amor de Cristo, y para que conozca este amor que sobrepasa a todo conocimiento - que usted puede estar lleno a la medida de toda la plenitud de Dios. (Efesios 3:16-19)

Traducido por Mario A. Olcese



ReferenciasTop of page

  1. El que dice que está en la luz, y aborrece a su hermano, está todavía en tinieblas. El que ama a su hermano, permanece en la luz, y en él no hay tropiezo. (1 Juan 2:9-10)
  2. Otra vez Jesús les habló, diciendo: Yo soy la luz del mundo; el que me sigue, no andará en tinieblas, sino que tendrá la luz de la vida". (Juan 8:12)
  3. Porque en él habita corporalmente toda la plenitud de la Deidad, y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad (Colosenses 2:9-10)
    Si alguno habla, hable conforme a las palabras de Dios; si alguno ministra, ministre conforme al poder que Dios da, para que en todo sea Dios glorificado por Jesucristo, a quien pertenecen la gloria y el imperio por los siglos de los siglos. Amén (1 Pedro 4:11)
  4. Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. (Juan 3:16)
    Y nosotros hemos conocido y creído el amor que Dios tiene para con nosotros. Dios es amor; y el que permanece en amor, permanece en Dios, y Dios en él. (1 Juan 4:16)

http://godandscience.org/love/new-es.html
Ultima actualización Novembre 22, 2005

 

Rich's Blog